Thursday, March 24, 2011

El Mar Muerto por Stephanie Skinner


¿Has oído del Mar Muerto? Es un mar muy extraño y exótico. Está en Israel cerca de la frontera con Jordán. Es un mar, pero está en un desierto muy caliente, con precipicios y colinas cerca. No hay mucha agua allí. Si es un desierto, entonces nunca llueve, y cuando llueve hay poquita de agua. Pero, dicen que ¡es un mar, allí hay mucha agua! Si hay agua, y también hay mucha sal. Tiene el nombre el Mar Muerto por una razón. En algunos sitios, se pueden ver pedazos grandes de sal encima del agua, flotan sin ninguna preocupación en el mundo.
Un día cuando vivía en Israel, mi mamá me dio un artículo sobre el Mar Muerto. Estaba muy interesada por que había aprendido sobre este mar en mi escuela. También había visto artículos en otras revistas sobre este tema. Es muy famoso por su carácter único. En todas las fotografías en las revistas, pueden ver a mucha gente flotando en el agua de la mar con menos trabajo. Todos tenían gafas de nadar y reían. Detrás de la gente, los pedazos colosales de sal, como icebergs, flotaban.  Mi mamá me dijo que había un viaje al Mar Muerto con la embajada; me preguntó si quería ir a lo que yo inmediatamente dije sí, este mar parecía muy interesante.
Hay una cosa interesante con el Mar Muerto. Es lleno de sal, y en realidad tiene más sal que un océano como el Atlántico o el Pacífico y todos saben que pasa cuando vas a un océano con una herida, ¡no se siente bien! Entonces en el Mar Muerto, es como diez veces peor porque hay tanta sal. Es como poner sal sin agua directamente en la herida. Pues, antes del viaje al mar, tuve mucho cuidado para no lesionarme. No corrí o jugué duro por unas semanas, y por eso no tuve ninguna lesión cuando fui en el viaje al mar.
La embajada no es rica, entonces cuando van en un recorrido muchas veces tiene un autobús un poco viejo y un poco chiquito. No es horrible, pero también no es la mejor de la mejor. Fueron como veinte personas en total en ese viaje, entonces nuestro bus fue uno de los chicos por que no fue mucha gente. Me senté con mi mamá y me preparé para un paseo muy grande, como tres o cuatro horas. La ciudad de Tel Aviv es muy similar a otras ciudades, con edificios grandes y una gran cantidad de tiendas. Pero, después de salir de la ciudad, el país es muy seco. No hay ríos grandes ni lagos inmensos, solamente unos pocos ríos de tamaños medianos. Por mucho del viaje, todo lo que podía ver era la misma tierra con colinas y vegetación marrón. En el medio del viaje, paramos para ir al baño en un hotel. Fue un Hilton, y era un hotel muy grandioso. En el interior todo era muy opulento. Había muchas alfombras de terciopelo, y la estructura de mármol. Desafortunadamente para mí, las escaleras también fueron de mármol. Bajé una para ir al baño, y ¡perdí el equilibrio! En el tobillo tuve una contusión que me dulía muy mal. Estaba un poco enojada porque había perdido el equilibrio cuando estaba tan cerca del mar, pero no había nada que podía hacer. Después de ir al baño, regresé al bus, y el viaje continuó.
Finalmente llegué al Mar Muerto. Inicialmente pareció normal. Pero cuando me acerqué, vi la sal y el barro negro. Otra cosa especial del Mar Muerto es el barro negro. Es muy bueno para la piel, y las compañías lo venden. Corrí al agua, pero cuando salté adentro, pensé que el tobillo estaba en fuego. Fue una de las experiencias más malas en mi memoria por el dolor. Pero, era muy terca, y no había viajado por cuatro horas para sentarme en la playa. Estuve parada en el agua sin moverme por quince minutos, y finalmente no podía sentir el tobillo. Estaba muy alegre por esto, y empecé a jugar en el agua. Floté sin trabajo, usé el barro negro y hablé con mi mamá mucho. Fue un viaje perfecto después de todo que lo pasaron. Es muy difícil planear para todo que puede pasar en un viaje, y es importante ser flexible.

1 comment:

  1. Buena narración!! Yo también quiero ir al Mar Muerto!

    ReplyDelete